Hedy Lamarr: ¡gracias por el wifi!

Una de las tecnologías que forma parte de nuestra vida cotidiana es, sin duda, el wifi. ¿Sabes cómo ha llegado a nuestras vidas? Pues en parte, gracias a una mujer, Hedy Lamarr.

Hedy Lamarr fue también una actriz de Hollywood, pero en este post me centraré en su faceta ingeniera y que tan buenos momentos nos da en el presente. Wifi, oh my!

Hedy Lamarr, ¡gracias por el wifi! | Maria en la red

La vida de Hedy Lamarr

Nacida como Hedwig Eva Maria Kiesler el 9 de noviembre de 1914 en Viena, destacó desde pequeña por su inteligencia. Se la llegó a calificar como de superdotada. A los 16 años inició estudios de ingeniería pero los abandonó por el teatro.

Su salto al cine con la película Éxtasis, en 1933, condicionó su vida: Friedrich Mandl, un rico empresario, contactó con sus padres y arregló un matrimonio de conveniencia. Hedy, en contra de su voluntad, se casó con él el 10 de agosto de ese mismo año.

Hedy Lamarr con su primer marido Friedrich MandlMandl se dedicaba a la industria armamentística. A pesar de su origen judío, como el de su mujer, tenía estrechas relaciones con Adolf Hitler y Benito Mussolini, a quienes les proveía de municiones, aviones y sistemas de control. En el terreno personal, era muy celoso con Hedy, por lo que ésta debía acompañarle siempre. El estricto control que ejercía sobre ella le prohibía cualquier actividad fuera de casa, y evidentemente, el cine.

Hedy aprovechó esta circunstancia para continuar con sus abandonados estudios de ingeniería. Además, aprovechó la cenas de negocios a las que acudía para aprender todo sobre la tecnología armamentística.

Según su propio relato, en 1937 logró escapar de su matrimonio administrándole un somnífero a su asistenta y huyendo disfrazada de ella, logrando llegar en tren hasta París.

A partir de entonces, retomó su carrera artística y fue una de las grandes figuras de Hollywood. Según cuentan, rechazó protagonizar Casablanca por estar debajo de su caché.

Sistema de comunicación de espectro ensanchado

Alejada de los escenarios y del mundo artístico, las relaciones militares que mantenía durante su matrimonio con Mandl fueron de gran estímulo intelectual para Hedy Lamarr. Con los conocimientos que iba adquiriendo, diseñó un sistema de comunicaciones secretas inalámbrico.

¿Cómo funciona?

El espectro ensanchado es una manera de enviar mensajes cifrados fraccionándolos y enviando los trocitos en diferentes subfrecuencias.

Para que nos entendamos: enviar un mensaje entero a través de una frecuencia es más sencillo, pero si alguien lo intercepta tendrá toda la información. Si en cambio enviamos cada letra como un mensaje diferente y cada uno de ellos lo enviamos a través de una frecuencia diferente, ¡el mensaje es mucho más complicado de interceptar! Eso sí, hay que enviarlos con un orden determinado.

El receptor ha de conocer las frecuencias que utiliza el emisor y el orden del mensaje para poder recomponerlo.

Durante la II Guerra Mundial se utilizó un sistema de codificación de mensajes que incluía este fraccionamiento del mensaje original. Aún así, las partes del código se enviaban por una sola frecuencia. Gracias a ello el equipo de Alan Turing pudo interceptar todas las emisiones y trabajar con ellas para descifrarlas.

Hedy Lamarr trabajó con George Antheil para mejorar la encriptación de los datos. La mejora pasaba por emitir el código fraccionado a través de diferentes subfrecuencias.

Su diseño fue propuesto y patentado el 10 de junio de 1941 para el control de misiles; de hecho fue utilizado durante la crisis de los misiles en Cuba en 1962. Actualmente también se utiliza en sistemas de GPS y (gracias, Hedy) en el wi-fi.

Sistema de comunicación de espectro ensanchado de Hedy Lamarr |Maria en la red

 

¿Seguro que Hedy Lamarr fue la precursora del wifi?

Pregunta absurda para una sección que divulga y reivindica el papel de la mujer en la tecnología, ¿verdad? Pues resulta que mientras escribo este post me he topado con algunas fuentes discrepantes…

En 1997 Hedy Lamarr obtuvo, con carácter retroactivo, el premio que le concedió la Electronic Frontier Foundation americana. Al ser interrogada sobre su invento, Lamarr siempre dijo que ella no tuvo nada que ver. Insistía en que fue George Antheil quien tuvo la idea y que, por admiración, la había incluido a ella en la patente.

En este blog se indica que hay un par de menciones a esta tecnología en la oficina de patentes en los años 1903 y 1929. Su conclusión es que Lamarr inventó una aplicación para esta manera de trabajar con las frecuencias, y era el radiocontrol de torpedos.

Hedy Lamarr, precursora del wifi, en su etapa como actriz

 

Yo no sé si es verdad o es mentira, pero la aplicación de esta tecnología se le atribuye a ella. Que se hubiese hablado antes de la posibilidad de utilizarla no resta méritos a los que hayan participado en el avance. Es innegable que el uso que le damos al sistema de comunicación de espectro ensanchado actualmente, pasa por el toque de Hedy Lamarr.
Wifi, GPS, bluetooth… ¡Gracias, Hedy!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *