Enganchados a la pantallita

Hace un tiempo publiqué un post titulado Réquiem por un mechero. Hablaba de cómo las pantallas de los smartphones han ganado terreno en las pistas de conciertos frente a los ya míticos mecheros. Y lo ilustraba con algunas fotografías del concierto que dieron Kiss en Barcelona hace año y medio aproximadamente.

Smartphones en el concierto de Kiss
El que se sentaba detrás mío veía esta imagen con una pantallita más… la mía.

 

Nos empezamos a habituar a ver imágenes que nos hacen pensar que hemos perdido la capacidad de disfrutar del directo.

Seguro que has visto esta imagen del estreno de la película Black Mass en Massachussets. Junto a ella se dijo que esta mujer poseía el auténtico secreto de la felicidad…

multitud-y-mujer-sin-movil

 

Lo cierto es que para que veamos lo rápido que avanza la tecnología, y se incrementa el uso que de ella hacemos todos, es interesante ver cómo fueron los recientes nombramientos de los dos últimos papas. Por un lado, el nombramiento del papa Benedicto XVI en 2005, y por otro, el nombramiento del papa Francisco en 2013.

plaza-san-pedro

 

Y nadie se escapa de esta fiebre de documentarlo todo en la palma de nuestra mano, ni siquiera las celebrities

 

selfie-miley
Miley Cyrus asegurándose recordar lo que hizo la noche anterior…

 

kim-kardashian-ant-dec
Kim Kardashian haciéndose un selfie en el escenario de los Brit Awards.
selfie-oscars
Selfie en el escenario en los Oscar… ¿En serio piensan que no van a encontrar una imagen suya de la entrega de premios en Google y necesitan hacerla ellos?

¿Pero es realmente un problema? ¿No nos gusta a todos inmortalizar nuestras vivencias y saber que esa imagen es exclusiva, que la hemos hecho nosotros? Y si ya salimos en ella, no digamos…

Bueno, puede suponer un problema, es verdad que no todas las ocasiones son las más indicadas para sacar el móvil y hacer una foto… Que se lo digan a David Cameron, Helle Thonig-Schmidt y Barack Obama, cuyo selfie en el funeral de Nelson Mandela provocó ríos de tinta…

David Cameron, Helle Thonig-Schmidt y Barack Obama sacándose una selfie en el funeral de Nelson Mandela

 

Voy a contaros que hace un tiempo fui a París, entré en el Louvre y no pude disfrutar ni de la Gioconda ni de la Venus de Milo. ¿Por qué? Pues porque estaba todo el mundo con el móvil fotografiando las obras e intentando salir en el selfie. En mi opinión, hacerle una foto a una obra de arte… Es una foto aburrida en el álbum del viaje. Son de esas fotos que a todo el mundo le parece un coñazo de ver. Pero es mi opinión.

¡Pero atención!

Quiero enseñaros es una foto que he encontrado y que demuestra que, a pesar de lo que se cree… No es que nos hayamos vuelto lelos y tengamos la necesidad de documentarlo todo… ¡En el siglo pasado también pasaba! Y si no, ¡observad este meeting de Richard Nixon en 1969!

nixon-y-la-multitud-con-camaras
Y tú, ¿eres de los que siempre va smartphone en mano con la cámara encendida?

One thought on “Enganchados a la pantallita

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *